Mini armario de congelados exkal


Cargar Mas

El catálogo de Hostelbar de maquinaria industrial de frío para la congelación de alimentos para bares, cafeterías, restaurantes, hoteles, residencias, comedores y demás colectividades. Armarios de congelación para el mantenimiento de sus alimentos y mantener la cadena del frío. Armarios de acero inoxidable o materials epoxy de larga duración, que permite tener un armario de fácil mantenimiento y limpieza.Una vitrina refrigerada es un armario expositor para ayudar a la conservación de los productos de alimentación en frío de los diferentes tipos de locales de hostelería, incluido tiendas de alimentación y supermercados. La mayoría de los frigoríficos vienen con algún tipo de componente de refrigeración, que les permite enfriar los objetos de manera eficiente incluso cuando las temperaturas externas son altas. Sin embargo, dependiendo del diseño del refrigerador, el congelador puede no tener esta capacidad.Enfriador de copas de Inox de 540x600x870 mm y capacidad de 112 ll. Enfriador de copas de 540x600x870 mm y capacidad de 112 lt. Temp.

Mejores precios en la red de mini armario de congelados exkal

Vitrina refrigerada fabricada con materiales de calidad. Compacta, moderna, de fácil uso y mantenimiento, ideal para establecimientos que quieren mostrar sus productos, conservándolos al mismo tiempo. Vitrina refrigerada de fabricación Europea con materiales de alta calidad, perfecta para establecimientos gastronómico que quieran mostrar sus productos. Vitrina refrigerada de fabricación nacional.Fabricada con materiales de alta calidad, perfecta para establecimientos gastronómico que quieran mostrar sus productos.El frigorífico necesita una buena ventilación, sobretodo en verano porque si no se debilita la congelación. Su parte trasera debería estar separada de la pared por unos 20 centímetros y es necesaria la revisión de las rejillas posteriores que le proporcionan ventilación al compresor. Si están sucias se puede utilizar un aspirador para limpiarlas. Los frigoríficos que no son no frost necesitan una limpieza y descongelación cada dos o tres meses para que enfríen correctamente y no aumenten su consumo de energía. Esta tarea lleva un tiempo pero resulta muy sencilla siguiendo unas claves.